Archivo por meses: noviembre 2013

Qué es y cuanto vale un audífono

  Si disponemos de falta de visión, osea, vemos mal, utilizamos gafas. Pues si oimos mal, usamos audífonos, eso son. Un audífono es un aparato adaptable a su oreja que aumenta las ondas sonoras y las traduce especialmente para su oido de modo que pueda oir a un volumen medio como el resto de los mortales.

  sobre su precio, varía muchísimo según marcas y necesidades y como en todos sectores, por desgracia está proliferando un gran número de audifonos denominados como “audífonos baratos” con procedencias de países tercermundistas que nos soluciona el problema de audición temporalmente pero nos lo agrave a la larga al no ser un aparato pensado para nuestro tipo de problema.

  Es por ello que desde Audigal le animamos a que visite a un especilista de la audición lo antes posible antes de que se agrave su problema y se deje aconsejar por quien de verdad examinará su problema.

No dejes tus problemas auditivos para mas tarde

 Quizá por falta de conciencia social, acudir a medir nuestros problemas auditivos no suele estar entre nuestros planes.

  Le pongo un ejemplo claro, si usted empieza a ver un poco mal, suele ir a un oculista a que mida su grado de deficiencia visual pero si escucha un poco mal, lo va dejando pasar hasta que el problema es grave y por desgracia, debemos acudir a diferentes audifonos ya que la audición no es recuperable al no ser en casos concretos de pérdida temporal.

  Por todo ello, desde Audigal le invitamos a visitar su centro de audición más cercano, donde incluso por lo general la mayoría de ellos le ofrecen la primera consulta gratuita que le permitirá conocer su grado de falta de audición.

  En la actualidad existen aparatos para corregir su audición casi invisibles y atrás se quedaron los años donde teníamos que llevar un gran aparato debajo de nuestros oídos.

El uso de cascos

 Con la llegada del casette hace años, muchos nos pasamos cientos de horas con los cascos en nuestras orejas escuchando a nuestros grupos y cantantes favoritos, provocando pérdida de audición si lo utilizamos muchas horas al día y a un alto volumen.

  Por si fuera poco, la llegada de nuevos dispositivos como mp3, mp4 o teléfonos móviles, ha triplicado el número de horas que utilizamos cascos. Es por ello que si no quiere padecer de pérdida de audición con el paso de los años, modere el volumen e intente no utilizar los cascos cada vez que disfrute de su música.